Archivos de la categoría Charlatanes

Hasta las narices de Iker Jiménez

Harto de sentir un ataque de convulsiones cada vez que haciendo zapping me encuentro con su cara. Todos tenemos hambre de maravillas pero falta sano escepticismo y responsabilidad moral por parte de las televisiones.
Cuando veo el anuncio de la colección de Iker Jiménez y Cuarto milenio me entra la depre, mis canales de endorfinas quedan bloqueados y el cortisol me sale por los oidos, siento una gran tristeza por las buenas personas que inocentemente gastan su dinero, su tiempo y además fomentan que las indefensas mentes infantiles de sus hijos se llenen de mentiras absurdas mientras este señor se llena los bolsillos.

Todo el mundo con un blog, un poco de escepticismo y una pizca de responsabilidad debería hacer una entrada para cada una de las colecciones chorras que aparecen en los quioscos. Mucha gente busca información en internet para saber algo más de esas colecciones y sería una gran labor social que los bloggers presentasen una visión racional contra estas tonterías. Te animo a hacerlo. Puedes copiar incluso mi entrada completa, no me importa, es más, si tu blog tiene más visitas que el mio (cosa fácil) mucho mejor. Si te decides, no sólo hagas la entrada, incita a los demás a que hagan la suya. Demostremos que los bloggers podemos hacer algo beneficioso y altruista aparte de satisfacer nuestro ego.

Si has llegado aquí porque quieres comprar o seguir con la colección, una simple recomendación, busca información en internet sobre quién es este señor. Infórmate sobre los casos que comenta, veras que tienen una explicación racional alternativa. Yo ya te digo que es una mala persona. Hay gente que cree sinceramente en todo esto pero el no tiene escrúpulos, cada semana tiene que llenar un programa y la Verdad le importa un comino.

Resumen: La colección de Iker Jimenez y Cuarto Milenio es una mierda. No desperdicies tu dinero y cómprate el National Geografic, el dvd del Increíble cuerpo humano que acaba de sacar es una pasada, a mi me emocionó y a punto estuvo de provocarme las lágrimas.